LO ÚLTIMO

Lo Último

jueves, 28 de agosto de 2014

CRÌTICA LITERARIA - AHORA TODO ES NOCHE - AUTOR - CARLOS ÓRDENES PINCHEIRA - CHILE





CRÍTICA LITERARIA

OBRA            -AHORA TODO ES NOCHE
EDITORIAL – POEMAS AL VIENTO
AÑO             - 2013
AUTOR         - Carlos Órdenes Pincheira


Con fecha 27 de Septiembre, año 2013, asistí  a la SECH, Sociedad de escritores de Chile, con un grupo de poetas.

“Ahora todo es noche”  fue premiado con el primer lugar en el concurso “Gabriela Mistral” convocado por  la Ilustre Municipalidad de Santiago- Chile.

Carlos Órdenes Pincheira, 1er. Premio –Novela. Noviembre 25 de 1971.

Si, no es hasta 43 largos años que por primera vez es publicada la novela que obtuvo aquel primer lugar en el año 1971.

-¡Hay una razón para vivir! Haberlo aprendido antes, es quitar a tiempo el cuerpo a la bala, para seguir volando.

Una historia de un hombre que sabe desde siempre el camino y lo anuncia al comienzo, como un niño repleto de interrogantes, por el que ningún adulto palidece al observar que vive para escribir su nombre entre monstruos que se auto-nombran “humanos” y merecen la más completa desaprobación.

De pronto, pierdes el engranaje y te provoca, salir corriendo para alimentar, cuidar, amar y proteger a aquel niño, que a medida que avanza la lectura, te mantiene con el corazón apretujado, mientras se dan cita sin cronograma y a raudales lágrimas y estremecimiento.

No había leído a un autor que me conmoviera tanto, luego de aquel “Hombrecitos o Corazón”  de Edmundo D`Amicis , en la infancia, luego  en la juventud, José Mauro de Vasconcelos  y  “Mi Planta de Naranja Lima”  libro autobiográfico.

-En “Ahora todo es noche” impresiona, estremece y conmueve, el maltrato constante, hambre, frío, carencia, angustia, miedo, humillación,  etc., eso es lo que otorga la sociedad a un niño, que le tocó vivir en la pobreza.

Los zapatos de los hombres, suelen convertirse en esclavos, acá nos enteramos o asumimos que también muchas veces son asesinos, cuando dan la vuelta y giran, sin ayudar a un desvalido.

Cito: Pag. 20

“…Trazaba en el suelo sus dibujos predilectos, caras redondas, grotescas; algunas casi cuadradas o en forma de triángulo, poniendo en cada una de ellas unos ojos vacíos, dos focos de sombra inexpresivos”…

Así eran los hombres, los seres humanos, individualistas, sarcásticos, crueles, egoístas, que iba borrando con rabia, Rafael de 10 años, hermano hábil, con esa gracia al estilo del pícaro personaje de campo, Pedro Urdemales,  o como se las ingeniaba aquel Lazarillo de Tormes, para lograr aminorar un poco tanta hambre padecida.
Hermano protector y extremadamente sólo, en la impresión real de un mundo que lo dejó fuera del lienzo en un paisaje completamente hostil.

No hay espacio para él, en ningún lugar, ni siquiera puede robar un poco de inocencia de su hermano menor, del cual es como un héroe.
A poco andar, la vida, también se lo arrebata, al llevárselo la madre para vivir en otro lugar.

En medio del mundo, se siente y sabe, pasajero sin salvoconducto de futuro próspero, ni salvación.
Una serie de circunstancias y anécdotas ocurridas al pequeño Elías de tan sólo 7 años, colorean las páginas de esta obra que con solemnidad y jamás perdida ternura, nos entrega su autor, Carlos Órdenes Pincheira.
Se ocupa de la realidad y la transforma, la configuración de un precioso espíritu, matizado de inspiración, como un pintor avezado justifica la forma del paisaje, sabiendo a ciencia cierta que sólo de él depende la seriedad en la profundidad de su tarea.

“Ahora todo es noche” pareciera ser incluso en parte, un diálogo sin interrupción con la vida misma y en una espátula  azul, van las palabras, alternando toques fluidos de un resolver que alcanza todos los matices en la pureza de un niño, que a pesar de tener todo en contra, se alza, eleva y transmuta a pesar del miedo, para no quedar atrapado en los laberintos múltiples de la pobreza y miseria.
Son el miedo y hambre caminando muchas épocas, es la desigualdad social que sigue su carrera sin hallar instrumento alguno que calme el martirio de los desposeídos.
-Nada transforma las ciudades inhóspitas, no hay quien aligere el hambre de los hambrientos.
El clima invernal se vuelve daga y noche, siempre noche, empapando hasta el hueso, destilando miseria.
Los niños ricos, comen bien y duermen abrigados, pueden ir a la escuela y educarse, para luego ser profesionales, dice Rafael a su hermano Elías,  cuando se marcha el buen Genaro, pequeño hijo del dueño de una Quinta de Recreo, donde lograban escabullirse algunas veces para obtener al menos unas cuantas monedas o restos de comida que se disputaban con perros vagabundos.

Cito: Página 181

“Cuando uno tiene 8, 9 o diez años poco se cuestiona si está viviendo una etapa miserable, con hambre, fríos inclementes o la misma soledad. ..
-      Los niños bien alimentados, tienen miles de preguntas que uno jamás las haría, porque la ignorancia invade todo.


-El peor abandono que pueda sufrir un niño, es el que le causa la sociedad, misma, que luego acusa y va en contra de lo que ha construido con su falta de humanidad.

Conoce nuestro pequeño personaje a través de una de sus hermanas, Aurora, la voz de la “Poesía”  ella lee poemas de Rubén Darío y luego le entrega la palabra de Federico García Lorca.

Dice el autor: Pág. 129

“Quedé como metido en una nube de bellos colores, para mí no existía la falta de pan o de ropas, estaba en un mundo ajeno al dolor, era tener un sueño demasiado brillante y no hubiera querido salir nunca de él”

Carlos Órdenes, nos adentra en un mundo para algunos completamente desconocido, para otros resulta completamente indiferente, observan a los pobres como personajes de película que no desean ver, van de la mano de la ventaja, incapaces de generosidad alguna.
El pequeño Elías y su miserable vida, pasan a ser la taza de té que ninguno quiere beber.
No hay gobierno que acentúe la importancia de salvar la pobreza extrema, sólo asoman con su enormes traseros los panzones, con promesas amarillas, sacadas casi que en pergamino a través de la historia, para obtener un voto en las elecciones presidenciales, a cambio de un paquete de tallarines o un sobre de sopa.

¿Cuántos parlamentarios hablan de la “justicia social”? Nada hacen, sólo llenarse los bolsillos con sus mal llamadas “dietas parlamentarias” mientras el pueblo continúa su grito silencioso en esta fauna de cemento, en la que se han convertido las ciudades, tan opacas y mustias, como los propios ciudadanos.

No hay pobre que consiga un carnet de dignidad, en los parlamentos de la república, mientras los “elegidos” almuerzan fabulosas langostas, a las puertas del Congreso, no se deroga el hambre.
-“Ahora todo es noche” es un libro que merece estar en los programas educacionales, para contribuir a humanizar lo que hemos estado deshumanizando a través de la historia.

Rossana Arellano
Escritora-Poeta

Agosto.2014



domingo, 24 de agosto de 2014

AUSTRAL - ANITA MONTROSIS - VALDIVIA - CHILE


CRÍTICA LITERARIA

OBRA: AUSTRAL
EDITORIAL - Segismundo
AÑO - 2013
AUTORA: Anita Montrosis


Desde el primer momento vino “Austral” libro de poemas de la Poeta Anita Montrosis, Valdivia, Chile, como brisa y viento, provenientes de mi Sur.
Avancé entre sus colores de horizontes cubiertos o completamente despejados, o hacia aquellos que una vez crucé  adueñándome del timón y dirección, allá en mi Puerto de la infancia y juventud.

-Austral, austral,  A – U – S- T – R –A-L, parecía estar llamándome como las olas del mar frente a mi casa, algunas veces con furia otras con un ritmo que me permitía quedarme plácidamente dormida entre insomnios eternos.
Quiero tu libro, recuerdo que le dije, sentía que la marea del recuerdo se agolpaba dentro de mí, ya fuera por afán de hallar algo más que sólo palabras, como me ocurre muchas veces y fue así que  me encontré, mirando a través de “LOS OJOS DE ANITA”,  como cuando el tiempo era bueno y no se llovía la vida desde adentro.
Austral es la cala, aquel molo o puerto de abrigo, el muelle, la caleta, miradas que aparecen y desaparecen, mezclándose en el riesgo de la vida.
Austral es el barco mismo de la vida  que decide largar el ancla, sin temor a mar bravío,  porque es capaz de recoger las aguas del reposo que nos deja la muerte, así como también exaltar cuando cae el granizo con violencia e injusticia.

Cito:
III El camino de la lluvia
IV
Acá hay un pequeño ciervo
Que se asoma detrás de los árboles.
La piel descansa la miseria que inventamos
Y mi hija duerme en sus jardines Japoneses.
Sé que todo es esporádico,
por eso, vuelvo al bosque
a ejercitar el ojo plagiado de retratos
y a disfrutar el paseo del diluvio.

-Cuando el hombre encara su proceso evolutivo, logra cambiar su vida y renacer desde una mirada oblicua, que permite hallar el hilo del cambio.
No se enrolla la lluvia al cielo, sino que se descuelga y cae, como salvando el tiempo, apagando la oscuridad de la noche o encendiendo el día.
-La lealtad a uno mismo, puede sobreponerse a los ojos ciegos y podrán las alas nuevamente emprender el vuelo mil veces mil,  aunque los buitres te hayan nombrado “compañera”.
Anita Montrosis, escribe, a lo cercano y lo distante, es una residente  real de las letras, escribe mensajes al mañana, sin descanso, en defensa de su vida y la del vecino.
Escribir, es llenar los días  y haber echado suerte con todas las cartas  del tiempo y acariciar especialmente las que dejan conocimiento.
Las palabras, alcanzan su grandeza en lo sencillo del lenguaje,  sin linaje de codicia, ni quimeras que se beben tras de la puerta.
Anita, ofrece su corazón en respuesta al andar por esta tierra, respondiendo al mal, con su presencia. Parece estar diciendo:
Esta soy yo, salí desnuda desde el vientre de mi madre  y he parido también hacia el consuelo.

De Anita Montrosis y su libro de poemas “Austral”

“Un día escribiste que los fantasmas golpearían a los habitantes, tuve miedo de esta ciudad, de envejecer huérfana y profana”…

-En el Chena, también reposan los cautivos, a ellos y su gente les rasgaron el llanto y los partieron en dos o más pedazos, era el mal que andaba haciendo rodar cabezas a su antojo, pero los hombres que antes eran justos, se habían vuelto pequeños, casi diminutos y no hubo canciones para despertar tanto silencio.
Las letras pueden convertirse en escuadrón,  Anita Montrosis, es completamente capaz de sentarse sobre la ceniza  y maldecir a cualquiera que le venga a hablar de Dios o de la muerte, como si condolerse sin humedad en los párpados los hiciera lucir una corona.

“Y nadie me contó que estabas muerta”
Todos deseaban hermosear el cuerpo,
Ocultar las cruces y vaciar un grito
Que se descompone, cada vez que sonrío.
AUSTRAL – Pag. 25

En tiempos decadentes, donde todo parece caducar, se levantan voces en la poesía, así como la de Anita Montrosis,
que vienen a cumplir una misión, surgen liberadoras para los lectores.

Rossana Arellano
Escritora-Poeta

Agosto-2014



DE TU SANGRE CAUTIVA - INGRID ODGERS T. - CONCEPCIÓN - CHILE



CRÌTICA LITERARIA

OBRA                         : DE TU SANGRE CAUTIVA 
AUTORA                   : INGRID ODGERS
EDITORIAL              : SEGISMUNDO
AÑO                           : 2014 


Con aquella mención de “LOS HERALDOS NEGROS” del poeta Peruano, César Vallejo,  y unas cuantas citas desde la primera hojeada, ya el libro de la escritora Ingrid Odgers Toloza, Concepción, Chile,  marca un rumbo de una narración matizada de ideas claras y como si de un árbol se tratase, iré directamente al tronco y su irregularidad rugosa, hasta que aparezcan con claridad y simpleza las ramas, por las que he de transitar.

La voz que sueña y aprovecha el eco o pueda ser el eco mismo de quien narra ofreciendo su lenguaje y presencia de modo narradora en primera persona, quien se descuelga por un costado o definitivamente camina silenciosamente entrelíneas.
(Aquella eterna falta de oportunidad para mostrar nuevos talentos, especialmente a personas que residen en  provincias).
Domiciliada en el Sur, resulta lógico que se abandere casi en ofrenda, con el dolido estandarte de los “ninguneados”.

Dolor, desamparo, amistad, amor, realidad, ficción, resentimiento, aceptación, etc. Donde la conformidad, no se conjuga en el vocabulario de Ingrid Odgers, definitivamente sería  una especie de pecado ofrecido a la cautividad de la palabra.

Las ideas entonces, pasan a ser como medidas métricas y parte de un proceso de auto sanación  o llamado de justicia, si así se le prefiere llamar.

-“El viento tira hacia el Sur y rodea el Norte, va girando de continuo, y a sus giros vuelve el viento de nuevo”. “Los ríos todos van al mar y el mar no se llena, al lugar donde los ríos vinieron, allí vuelven para correr de nuevo” El Predicador- Eclesiastés 2,3.

Buscamos la sabiduría, nos dedicamos de corazón, hasta alcanzar a ver en la fatiga del ojo, que no quedará memoria de lo que ya ha sido.

Con un lenguaje claro y cargado de imágenes descriptivas, múltiples metáforas, agradables ironías,  que invitan a integrarse, acepto establecer mi tiempo  en el andén de la escritura que se me ofrece y llorar, reír o bailar con las letras, que sin pretensión de obligar a nada, vuelven, como el viento, para nacer de nuevo. 

Como si de una orquesta múltiple o más de tres de ellas se tratase, sin vanidad la palabra se engrandece y pasamos a ser también un instrumento en nuestra responsabilidad como lectores.

El personaje central, “Isabel Miranda” cuenta de su amigo “Pedro” quien en su infancia fue favorecido por una situación económica holgada, con los años pasa a convertirse en escritor-poeta, motivo por el cual la  mayoría del tiempo no tiene ni para comer. Cuestión que por lo demás no le quita el aliento, ni su gran pasión por las letras.

Sea acaso Pedro, la oración de Isabel y ambos hijos de oración del llamado  de  Odgers, al decir durante toda su obra (materia pendiente para tanto escritor que marca la diferencia):

-“Oye, tú, que me lees, mantén abiertos tus ojos y atentos los oídos, que no quedes atrapado en el sistema tan manoseado, nos habla este,   "DE TU SANGRE CAUTIVA”.

No es alabanza ni adoración, no beso mandamientos de la letra, sin embargo abrazo como propio el grito mismo y me levanto, para habitar un tiempo Salomónico, que se produce en la magia de la escritura y nos permite dejar de ser víctimas, sin ruegos, sino que fortaleciendo la dignidad del escritor al cual o se le niegan los espacios o definitivamente les atrancan las puertas.

Es así como en “Conjugación” lo manifiesta Isabel, quien narra y es amiga de infancia, de quien tanto admira: “Pedro”…

CITO:

“Ustedes preguntarán ¿Qué puedo admirarle?
Responderé en tal caso: su perseverancia, la repulsión total a lo material. La capacidad de crear y el desenfado que le permiten el intelecto y el espíritu con que fue dotado”.

Entonces diré, que todo tiene su tiempo y su hora.
Como un Isaac, ofrecido en sacrificio a Dios, para ser consagrado a una vida superior, sin lugar específico en el plano terrenal, creciendo en espíritu para ser luz, en el llamado a la conciencia humana.

El privilegio de la amistad y el afecto sincero, trasciende a pesar que el ajetreo de la vida se encarga muchas veces de alejar a las personas. Hay que arrancar las páginas de la Guía del Egoísta y celebrar pactos silenciosos, espíritu a espíritu.

-El ser humano se reserva la toma de conciencia con la realidad, se produce como una especie de juego psicológico.
La mente es un instrumento exigente, obviamente dependerá de la madurez y situaciones de vida de cada quien.

El proceso evolutivo de crecimiento se construye de acuerdo a los principios que la mente domine.

Dice Ingrid Odgers, en su libro “De tu sangre cautiva”

– Efecto Mariposa-

“Leer nos cambia, tú lo sabes bien, asevero, la lectura nos descubre realidades que transforman nuestra forma de imaginar, de amar, de pensar. Esto me hace recordar, aquellos que conocemos como, el Efecto Mariposa,… su nombre proviene del antiguo proverbio Chino “El aleteo de las alas de una mariposa, se puede sentir al otro lado del mundo”. Ya sabes, la interpretación es que la realidad no es mecánica y no es lineal, o dicho de otra forma, que el hombre y la ciencia son incapaces de predecir y controlar la realidad, y que existe un orden en los acontecimientos aparentemente aleatorios. Sin darnos cuenta, ocurren cambios”.

-Se señala reiteradamente a lo largo del libro que el hombre tiene una doble naturaleza; psicofísica y espiritual, ambas naturalezas como hermanas gemelares van unidas. ¿Esperamos tal vez un cambio?

Existe algo más a lo largo de todo el libro y es la cuestión sexual, ese amor-adoración, por momentos tierno, en otras con una rabia tremenda, en ese querer-no querer, un pulseo acumulado por años, como si el carro del sexo, quisiera ser galopado por mil jinetes, pero existe mucho más que se extrae en un universo sin fronteras que generosamente Ingrid Odgers, nos entrega, sin necesidad de pancartas ni cartas de invitación. Cuestión que se agradece.

En “De tu sangre Cautiva”, existe un contenido simbólico y universal, un aferrarse a los valores sin permitir el anquilosamiento de ellos.

No se trata de una amistad pretendida, sino de aquella que ha cumplido todas las etapas y sin temor a caminar, sin dejar de mirar atrás, con certeza que no ha de convertirse en estatua de sal, “Isabel” no se envilece en el tiempo de los hombres, sino que hábilmente aprovecha la evolución humana que camina entre prejuicios que encadenan el alma.

Ingrid Odgers, casi como en un acuerdo tácito, logra que el lector troque su propio estado de conciencia y honre los sueños del hombre, encontrando respuestas a interrogantes de vida, que no por comunes, dejan de inspirarnos sin desbaratar el lenguaje que llevamos cada uno de nosotros.

Si bien es cierto, existen, acumuladas energías, todas ellas se presienten, liberan y alcanzan su ciclo de evolución y cúspide, cuando desplegamos el espíritu con hambre como si la palabra fuese un maná.

Elige la autora, una senda donde no pocos han sido tentados, la “narrativa”.

Ingrid Odgers, despliega así sus cartas sobre la mesa, sin blufear, lo que desde ya constituye un triunfo, sin manipulación de relatos y con una lógica que resulta clara de entender, nos hace retornar a la riqueza de ese “ser humanos” que sabe las consecuencias de lo que significa dejar el mundo material y la ambición, que esclavizan.

Tal vez existe la posibilidad de intercalar frases como en una “llamada de atención” a lo que pesa ser escritor en Chile, específicamente  y no sólo resistiendo ser mujer, sino que además residir en provincia.
No tocamos madera, ni nos vestimos de rojo o nos vamos por las ramas o nos caemos a las matas, ni buscamos nuestros ecos a ras de suelo, cayéndonos de borrachos perdidos.

Con dificultad se hace tarde para vociferar de cierto modo, que no se cumplen promesas, que aquellas  mal llamadas “vacas sagradas” nacieron y se perfilan sin nada de sagrado, y el hilo de la espera, al parecer tiene un sólo extremo.

Hay gente muerta y sin remedio se quedan adosados en bifurcaciones de la asquerosa “política” de los trepadores, y lo que resulta del todo vergonzoso es que no tienen madera o si algún día la tuvieron, hoy está todo tan podrido, que nos hace torcer el cuello por lo irrespirable.

Puedo decir, que el pasado es pesado, en nuestro Chile, Mistral, Neruda, Lihn, Rokha, Rojas, Teillier, Castro, Huidobro, etc.

He visto calaveras que sujetan en silencio la puerta de salida de izquierda a derecha, de zurdo a diestro y están también los domadores de serpiente del hoy que anidan a la sombra o definitivamente son tan descarados que publican libros con un arte que se queda nada más en el silbido o siseo.

-De la tierra puede nacer pan, procurar que toda mano hambrienta se sacie, es un sueño inocente. Sin embargo, si con humildad te conviertes en el pan mismo, tu tiempo no será huérfano.

Queda decir que  la madera de sándalo de su escritura, edifique y sean multiplicados los caminos de Ingrid Odgers Toloza, Isabel-Pedro, nunca siervos, sino ESPÍRITUS LIBRES.


Rossana Arellano
Escritora-Poeta

Agosto -2014

viernes, 22 de agosto de 2014

HACER MEMORIA Y TOMAR CONCIENCIA DE LA REALIDAD EN MEDIO DE “ENTRE LUNA Y PERROS” - Autor _ ALFREDO LAVERGNE - CHILE

               


CRÌTICA LITERARIA

OBRA        : ENTRE LUNA  Y PERROS
AUTOR       : ALFREDO LAVERGNE
EDITORIAL   : ARTTEGRAMA
AÑO  2013


HACER MEMORIA Y TOMAR CONCIENCIA DE LA REALIDAD EN MEDIO DE “ENTRE LUNA Y PERROS”

Todo lector logrará  ver a través de los ojos de Alfredo Lavergne y  aún  desconociendo tanto de lo real ocurrido, en una delicada época de nuestro Chile, puede llegar a crujir con el pecho oprimido y aquel susurro, tal vez, de un juramento  que se escapa o quedó en la memoria resonando.
Comienzo la lectura  y el  ruido de copas al chocar,  se desborda  y fluye por la sangre al colarse o inyectar un relato  que  es mucho más que eso.

Dice:

“..con la certeza de que nuestras amistades no escuchaban, golpeó mi vaso, puso su mano en mi hombro e invitó a beber el sorbo que estimó necesario, para desatar el nudo de las heridas” 

Todo señala lo espeso del recuerdo propio y una especie de murmullo interior se va mezclando y es entonces que con determinación  se logra subir  también a esa estación del metro “República” - ¡vaya ironía!
-La palabra es un instrumento, puede ser espejo y llenarnos de luz o convertirse en vigilante de rebaños, dejando sus marcas.  
También puede convertirse en presa de la sinrazón  o anudarse en la lengua de las víctimas. 
“Entre Luna  y Perros”  hace ir del revés, entonces regreso al  Sur, de mi propio tiempo, cuando todo ocurría en un país cuyo Himno Nacional dice: “…o el Asilo contra la opresión “ 
Un Chile de polvo y fiebre, donde no se hallaba ni se hallará  refugio, mientras no se abran las vasijas de la justicia o seguiremos asistiendo al Ballet de los hipócritas. 
“Entre Luna y Perros”  es un  libro de poco más de 60 páginas  de narrativa,  prosa poética, de corte descriptivo,  donde el autor nos invita a caminar el recuerdo propio  o de otros, así como también  temas de actualidad, desde una mirada y postura sensatas.

-No sea tal vez talento, ordeñar nubes en los cielos del pasado sin dejar de conmovernos.
-El autor, no reparte crucifijos ni nos envía a castigar para lograr la vida eterna, sino más bien deja sus palabras en pequeños relatos  como una entrega en la mano, sin prender engaño ni alboroto.
Como pieza especial de esta entrega, quiero  acompañar  algunos versos del poema “Madres” incluido en la obra de Alfredo Lavergne “Entre Luna y Perros”

MADRES

Poco a poco
Nos enteramos de que la razón,
La filosofía y la política 
Corren el velo de la distancia
Con los nuestros
Y que los sueños
Son tempestades de una era.
Mis ojos se levantan
Y para no olvidar el Mundo,
Invento que los dioses
Clavaron la cadena montañosa
Frente a mi ventana. Así recuerdo
Que desde la naturaleza
Se ha denigrado a dioses,
Reyes, presidentes y dictadores.


La oligarquía 
Retomó el poder y desde su nacimiento
Forzaron a nuestros gobernantes,
Los transformaron en herramienta
Que duda de la sabiduría de este pueblo,
Así su capitalismo dejó 
La forma olvidada de política 
Y como sistémicos procuran
Hacernos profesar que estamos en civismo.

-Todo el poema “Madres”  es una espada no dormida de las horas de todo lo vivido, hasta  lo actual, entonces la verdad del hombre-hijo, está escrita desde siempre.
- Ahora, esto es mi sangre, parece estar diciendo, mientras alza su copa.
El vino desanuda las cuerdas, nada huye ahora,  sólo hay decepción de los tiempos actuales y se levanta una orfandad de ayer en la oración del hoy.

Cito:

“Una mujer de Santiago
Pregunta por el proceso irreversible.
Le explico la muerte de mi madre,
La extrema distancia de mi hermana
Y todo sin la intención 
De borrar su sonrisa.
Otros hechos
De ese amor conciernen a mi persona” 

- La desnudez del hijo y la verdad manifiesta del alma-

“Ella nos enviaba cartas desde su país de acogida” 
Trabajaba en condiciones precarias, para ese mundo  e intentaba su propia vida. Se insertaba en esa cultura, tomaba espacio y nos anunciaba que allá tenía los mismos derechos
que los hombres”

“Mi madre me miraba y yo sabía que debía  escribir a su hija”

-La madre presente marcando  el “cara a cara” con la vida,
Ella, siempre, como fuerza manifiesta, elevando la mente por encima de las preocupaciones.
Algunas veces he querido saber, ciertas cuestiones  e ir encajando  piezas faltantes o cambiar las que fueron colocadas a convenir.  
En una época en que hubo ataúd sin cadáver  por muchos años, resultaba difícil  hallar alguien sin hambre de castigo o hipócrita; la vegetación plástica  de las ciudades y sus jardines de concreto  no deja ver los árboles ciertos,  que a pesar de las heridas sin cicatrizar, nos relatan  lo vivido evitando los golpes de pecho o  puñetazos en la mesa.
Totalmente recomendable la lectura de esta obra “Entre Luna y Perros”

Rossana Arellano
Escritora-poeta
Enero -2014


VÈRTIGOS - Autora : Hilda Roccia - Argentina



A manera de prólogo


Escribir un prólogo para mi hermana Hilda Rocía, ejerciendo aún el oficio de aprendiz de poeta, es para mí un gran honor, toda vez que Hilda posee la virtud
De ser dueña de la palabra y las letras y no es discurso con palabras de buena crianza, toda vez que todo tiene sentido al recorrer sus versos.
Cito del poema Arcángel,  por ejemplo: 

“No tiembles cuando sientas que un arcángel
roce tu hombro,

ni cuando el amor abrace tu cruz.


Mírales las cuencas en los cristales de sus ojos;

encontrarás unos brazos extendidos,

un corazón abierto

y unos labios rojos resbalando por tu cuello.



Todo advierte una pluma virtuosa, que atraviesa los instintos y las sombras, nos marchamos entre líneas o página adentro de la propia tinta y anotamos un verbo
Sin cojera, que nos abre las puertas con una letra que nos asoma a la puerta, sin
Perder estilo propio.
En ritmo ya, dispuesto el lector a seguir, sintiéndose tal vez personaje, cuando es la sangre que late ofreciendo independencia, se accede  a diversas historias perfumadas de magia, entre luz y portales de silencio que sin camuflarse por ser y presentarse todas ellas tan ciertas, las palabras se van trenzando e invitan a ser exploradas.
Resulta del todo irresistible hurgar en los secretos de tanta musa, es así como se desborda la imaginación en espectáculo casi inquietante y salto de uno en otro en 
Bohemio y Bohemio II del cual me atrapa el lenguaje, Sueño-Trama, entonces me sumerjo en esta seducción y me entretejo de escritura…



“Bohemio pardo, mi bohemio niño…

embelesada te espío

desde el ojo buey de mi aromático cilantro,

cuando el ángel y el demonio circulan tus genes

entre rosas y espinas.”




De talento especial, con gracia  que invita al placer, no resulta extraño caer
En el ensueño del lenguaje y fantasear.
Recuerdo entonces a Walt Whitman, “ recoger de los cerebros de los hombres, sus mentes a medida que las encuentras, recoger el amor de sus corazones, llevar por el camino a tus amantes junto a ti, aunque luego los dejes detrás”…

Escribir un libro es sencillamente extraordinario, la poesía se sumerge en la memoria de todo aquel que la lee, está en todos lados como luz y sombra a la vez, puede habitar en lo alto o andar por los rincones, asomar de golpe, hasta hacer que pierdas el aliento, sintiendo que esas palabras que lees, son tal vez las que siempre quisiste decir, entonces las abrigas en tu pecho y las repite tu mente, guardándolas como un tesoro que habías perdido y encontraste.
Así, desfilan las letras en cielos que proyectan y reciben luz.
Algunos las miran de reojo o las adoptan por un rato para hacer sus propios recados, siempre saboreando lo que ellas le transmitieron con su perfume y aroma original.
Decir que esta melodía y presencia de mi hermana Hilda Roccia , fluye a través de mis venas, sin afán de convencer a nadie, es celebrar una especie de nupcias con sortijas de afecto, que me llenan el alma de emoción.
El amor, es más veloz, si le enseñamos a acariciar, gracias por tu confianza en mi; ahora es tiempo de invitar a muchos  al umbral de tu valiosa palabra.



Rossana Arellano Guirao
Escritora- Poeta
Enero 25 de 2014.

“Ven…
quiero que tus plumas airadas y secas
siempre se vean así…
níveas, esplendentes…
 armónicas a tu especie angélica,
como el cuerpo de Cristo
 asomando puro del cáliz,
en la iglesia que engendras inocente.
Allí donde encubres o ignoras
la relatividad de tu fe.


AROMAS DE OTOÑO - Autor : Christian Oyarzo - CHILE




PRÓLOGO


Con una energía calma y sin enigmas, viajo a través del

alma-sentimientos de nuestro poeta Osornino,  Christian Oyarzo Asenjo.

Versos que hablan

de un sufrir, amor-desamor y se conectan sin extraviarse, toda vez que
llevan un lenguaje sencillo, es así como se proyectan claros,  con
leves y cálidos matices Nerudianos, sin embargo, quisiera guardar la
primera impresión y un cierto reencuentro con la melancolía y el ritmo
del poeta Mexicano, Amado Nervo, humedece antiguos desvelos.

La existencia de Dios no queda ajena  al

experimentar la lectura y se expande de modo sutil.

-"Estamos vivos" , asumimos tarde o temprano, nuestra relación íntima

con el universo, nos responsabilizamos y aprendemos a escuchar nuestra
voz interior-

Principalmente cuando se produce el equilibrio propio, somos capaces

de transmitir a otros nuestra lección de vida, en igualdad y es lo que
ocurre al ir leyendo los  poemas que comprenden el poemario de
Christian " Aromas de Otoño "                           "

Nuestro intelecto nos permite, apreciar el entorno y observar desde la ausencia.


 Cito de "Poema en Blanco"


 - * En esta soledad de inviernos compartidos

     ceno  el destierro de mi  alma*

 - * El tiempo es un caminante que no detiene su marcha

     y estos versos pretenden recordar tiempos pasados*

 Entonces, recuerdo a Charles Baudelaire


" ¿Qué dirás esta noche, pobre alma solitaria? "


 Es una forma de establecer  relación  con el Ser Infinito, respirar

hondo, cerrar los ojos  y enfocarnos hacia el camino o una nueva
dirección.

Recuerdos importantes, clamor, algunas veces, otras latir en el cauce

profundo y reposado, el llanto se desborda lento y va desnudando.

Así es como en


" De tu pasado" se expresan en detalle

 *   Duermes en mis sienes/ Lates en un petrificado corazón/ Eres río

que su cauce/ Corre por el olvido/ Por el tiempo marino/   Que se ha
marchado.*

 Las palabras adquieren independencia, sin pretensión de adoptar una

postura, sino más bien , sinceridad, desde las sombras, cultivando o
resembrando el terreno de la luz, expresando con respeto y precisión.


Habla entonces el "Poeta" , se diluvia o arrastra sus versos para

levantarlos al viento de otras almas.

En la voz del poeta



En la voz del poeta/ Se diluyen los versos/ Imaginarios/ De un sendero/

Que llegue a ti./Noches de estrellas/ Silencios mojados/ Lluvias que
duermen/ En las sienes de un recuerdo.

En la voz del poeta

Sucumben los versos
De un amor de Eva,
Y duerme en las noches frías
Abrazado a un poema imaginario."

Siempre en entrega, desprendiendo el corazón en cada verso, llegamos

al cobijo del verbo, para crecernos humanos, en Utopía.

* No diré tu nombre/ lo sabe el cielo estrellado/ en complicidad con

este poema/ tirare versos a estos aires/ zarpando de este puerto/ irán
mis poemas soñadores.*

De este modo, lectores, quedamos enganchados al interior del poema,

delatàndonos incluso en el vuelo temporal, al que nos invita Oyarzo,
cuando la verdad propia se establece en cada esquina del ser.
Despachamos por un momento los desacuerdos de la existencia y nos
miramos desintoxicados.

Mientras recuerdo la lluvia sobre los techos , siento el perfume

trenzado de toda mi infancia que asoma y agradezco a Dios en primer
lugar, luego a Christian Oyarzo a quien deseo lo mejor  en el
lanzamiento de " Aromas de Otoño "  que estos 50 poemas,
multipliquen como gotas, en la mirada de todo aquel que lea.


Santiago de Chile, Julio 23 de 2014


Rossana Arellano Guirao

Poeta-Escritora