LO ÚLTIMO

Lo Último

domingo, 9 de julio de 2017

FUNAMBULISTAS SIN HILO... NI ALAMBRE.







FUNAMBULISTAS SIN HILO... NI ALAMBRE





_Siempre he pensado, que hay que tener atributos para el llanto, como las viejas lloronas...

No hay mucho que concentrarse, solo se requiere un toque de curiosidad intelectual y acercarse al ángulo idóneo , ese vértice real que nos muestra la Historia real.
Hay que golpear la estupidez y sus muñones de ignorancia y hacer estremecer hasta caer al suelo y destrozarse, todo mal cimiento, por muy doloroso que nos resulte, echar abajo , una que otra viga a la que casi en reto le hemos tomado cariño.
Lo inútil, suele darse maña  y dejar notas bajo la almohada, tal vez, en capítulos estremecedores,
pero más rayadas que disco en tocadiscos en mal estado, donde la única aguja que pudiera
servir para seguir girando, ni siquiera salva las nostalgias.
Es deber, apartarse de la ventana donde solo asoma o arrojan basura, porque está contruida de trampas y bajo o nulo contenido moral.
Seguir el viaje luego de quitar el pie, al patio de lo que no tiene cura y no da el cuero, para institucionalizarse con pseudo egresados de hermandades , con rótulo de " Hermanitas descalzas" que usan-abusan e incluso, crean d fundaciones, de ... disque... "Ayuda" casi que a la altura de un San Mateo.
Estos embotelladores de leyendas, llevan tradición y en nepotismo absoluto, balancean ejercicios de empatía y lentamente cambian la memoria y cuajan sús propios intereses en "proyectos-tontito"
Las súper lloronas, lloran su predicado de vida, eso sí, que desde la embajada familiar y con códigos de acuerdós que abultan de manera generacional sus cuentas corrientes.

¡Ah! Pero nada es diferente, la historia se expone de manera ininterrumpida, algunos capturan en el aire del funanbulismo, lo que NO debemos olvidar y para entender mejor , "lo que la gente detesta" quién sabe que sea por un miedo recurrente. La Verdad, que es la única capaz de cambiar al mundo. ¿Do está la verdad? , ella se encuentra en la confianza o desconfianza, en lo tenso o flojo de las interpretaciones, en aquella incógnita que supone rutina, en lo establecido que se dicta en la sangre, en el hecho de crianza y el destete y en la mucha recompensa del origen genético.
Como un antiguo guía , volvemos a la estancia de entrar solos, a la primera puerta, sin mochila , ni bulto, de los que sacan cuenta con gorros pasamontañas y un largo prontuario en su papel de antecedentes.



Rossana Hasson Arellano
© PAISAJES HUMANOS

1 comentario:

  1. Se busca y buscamos "la verdad", lo que pasa es que quizás llamamos en muchas puertas sin resultado.
    Un abrazo Ross...

    ResponderEliminar