LO ÚLTIMO

Lo Último

sábado, 31 de diciembre de 2016


Fotograf. Rossana Arellano


DE CARTAS "DANZAS A LORRAINE" - LA BOCCA DELLA VERITA

-Querida Lorraine; hoy es día de silencio, sólo quiero dedicarlo a clavar las estacas de la sabiduría.

¿Recuerdas la ofrenda presentada al atrio de las palabras? ¿Tienes memoria de ese momento, Lorraine?  Fui bordando toda intención de azul a púrpura y todas las cosas se llenaron de ingenio.
¿Sabías que mi corazón tiene hilos de esas tonalidades? De hecho, todas las personas los tienen desde
su origen, sin embargo insisten en poner cadenas al corazón y llenarlo de tizne.
Algunas veces creo que he estado pregonando, detrás de mil cortinas, Lorraine, y es labor difícil, porque todas son de diferentes tamaños  y lo más triste es que a pesar de todo el esfuerzo de unos pocos, ninguna se une y todos sus ruedos están siempre deshilachados, tanto es así, que algunas , al arrastrarse presentan un aspecto deplorable.
He estado pensando y creo que fabricaré una cortina con mi cabello encanecido, por eso es que lo quiero muy largo, para llevarlo siempre en trenzas, que tejeré al amanecer y destrenzaré cada noche, a la hora de mis rezos.
Sabes Lorraine, voy a continuar llevando siempre cubierta la cabeza y no permitiré que nadie se calce jamás mi sombrero, porque sus manos sucias y lo que despide su esencia, pueden estropear los
matices de mi cortina de canas, además, los hilos , pueden torcerse y bien sabes que los quiero tejer, desde dentro hacia afuera. Tal vez en cada esquina, coloque mis anillos de oración, a una altura razonable. He estado pensando la razón por la cual me crece tan deprisa el cabello, creo que ha llegado la hora de enseñar al que viene tras de mi a tejer su manto de la "verdad" para que sea alumbrado y se le retiren las estacas del sacrificio por lo humano.
_La voluntad es una puerta, que va por todo alrededor de uno, pero alza desde adentro su dintel.
Lorraine, llevo una pieza de afecto en flor y lo cierto es que la he puesto encima de la mesa del comedor, entre candelabros encendidos permanentemente, porque no se en realidad, que hacer con ella.
Hay momentos del día, en que le hablo y pareciera que me responde, sin embargo, bien me conoces y no quiero que arda entre mis manos o que se divida en dos o que se parta en ofrenda, como un pájaro Fénix, que se enciende en el cielo, pero no sabes si podrás volver a ver y mucho menos alcanzarlo.
Lorraine, tengo memoria de saber que mis alas continúan siendo las mismas, aunque les he observado unas manchas en la grosura de lo que no se ha de ofrecer.
¿Crees que llueva, Lorraine?
Quisiera sentir la lluvia como un juramento sobre mi piel desnuda.
Supongo que debo vestirme, como se visten los cadáveres, en ese sacrificio de la carne, que ha de añadirse a la tierra.
¿Crees que alcance a terminar mi cortina, antes de arder, Lorraine?
¡Mis manos, Lorraine! - Busca mis manos, ellas está moldeando un nuevo rostro y no quiero que mi ave desaparezca.

Rossana Arellano
 © De Cartas- Danzas a Lorraine

No hay comentarios:

Publicar un comentario