LO ÚLTIMO

Lo Último

domingo, 20 de noviembre de 2016

VOLAR ALTO - "EL RELOJ DEL HOMBRE SOL" Frag, Pag 20








VOLAR ALTO - "EL RELOJ DEL HOMBRE SOL" Frag. Pag. 20


_Veo como los cuerpos pasan a morir en rebaños, algunos se separan y ascienden.

Pienso en tanto predicador de símbolos antiguos,  me parece que no dormiré mas entre tantas voces de reclamo que se levantan como enormes olas, sin embargo no queda ningún eco que se escape para ser exhibido a futuro.
Resulta a lo menos extraño  hilvanar pensamientos sin que ellos lleven atributo, para ser madurados como señal que merezca trascender. Otorgarles carta de arraigo a lo que no debe plantarse, sería del todo inapropiado. Aunque hay ideas que brotan y se desplazan como gérmenes, no son dignas de cuidado y mejora; ellas deben morir antes de contaminarlo todo.
_Todo hombre y mujer  ha de nutrir su fruto en lo medular, subir e ingresar a la nube de la certidumbre y aclararse por fuera del bullicio de tanto juramento que llevan a contrata bajo la lengua, individuos inescrupulosos. Abundan.
Cada persona tiene derecho a ocupar sus horarios, decorar como mejor le parezca la verdadera ruta de los dones, evitar en la medida de lo posible caer en contradicciones, al escuchar cada día con real atención.
Alguien mira el borde de las distancias, luego comienza a llamar a viva voz_ De ese, debes retirar tu pie_ Toda vez que nada bueno ha hecho en el pastoreo de los siglos.
¿Acaso la experiencia alcanzada se queda durmiendo? _ Si es así, no avancemos y ofrezcamos el hueso del pecho a los infiernos.
Delante de los ojos se extiende un largo río, de un lado es caudaloso y desemboca al mar, del otro se estrecha cada vez más internándose en la tierra hacia lo profundo:  aún no descubrimos el sitio exacto donde van a parar las aguas, aunque al transitar los espacios libres podemos observar innumerables brazos y ramificaciones, sueños, esperanzas, buena fortuna a favor.

_Volar alto con sed en los ojos, allá arriba, donde las sombras desaparecen  y se fragua la luz....


Rossana Arellano
©EL RELOJ DEL HOMBRE SOL






No hay comentarios:

Publicar un comentario