LO ÚLTIMO

Lo Último

miércoles, 23 de diciembre de 2015

LA ORDINARIEZ EN EL LENGUAJE o MACACOS EMPELOTANDO EL VERBO





LA ORDINARIEZ EN EL LENGUAJE o MACACOS  EMPELOTANDO EL VERBO

No existe argumento válido, para lanzar una serie de chorradas a lo borracho marginal, para alguien que se las da de hiper culto y más encima dicta cátedra en diferentes universidades, institutos de
enseñanza superior, etc...
¿Son acaso esa sarta de improperios, un manifiesto de autor, de supuesta elite ? _ Vaya por Dios, que precario el ambiente de lo literario hoy en día en nuestro Chile.
Vomitivo es leer el pensamiento que se balancea en el cadáver de su propio silabario, chabacano.
Resulta del todo incomprensible el romanceo de lenguas , ídem, festinando con redoble de energías.
¿Cuál pudiera ser el obstáculo mental de este tipo de personas?
He podido sortear el deterioro sin animosidad de hacer ola, junto a los que enarbolan un banderín  de intelectualidad-basura. Fulanos vestidos de eruditos, cuya base resulta ser inexistente, ante el despliegue de su real pensamiento, que demuestra  nula instrucción-educación.
Tampoco dejare de citar a los segundones que en seguidilla, cargan las alforjas de la decadencia más patética,  de un individuo que demuestra su verdad, sin la menor dignidad, ni posibilidad de alcanzar benevolencia por fuera de las masas ignorantes.
La Sodoma de las letras, alcanza su desavenencia con el pensamiento lógico, en su apego a los días
del " piense UD. Lo que quiera"
Existe un tipo de fanático, sin principios y con un EGO enorme, difamando la claridad y concepto del lenguaje, son por lo demas entes cargados de vanidad, agresivos y mutiladores.


Rossana Arellano
 Ojo con la Crítica

miércoles, 2 de diciembre de 2015

COLECCIÓN DE CHULOS Y SACERDOTISAS CALVAS







COLECCIÓN DE CHULOS Y SACERDOTISAS CALVAS
Ella le prometió un ciclo de sexo moderno en la esquina suicida de una pequeña pasión
Él , un chulo destetado con tintes de encantamiento , ofreció toda su sexualidad en horizontes de locura onírica. y sacacorchos erectos con la sangre en torre y los muslos ardidos.
Ella, con los senos estrangulados como de niña virgen, mostró su manzanita femenina, y. convertidos a suerte de Adán y Eva, sacaron a la intemperie su paño negro del tarot natural, como si de repente bajarán estrellas semejando dedos sobre la calvicie y fálicos luceros leyeran los arcanos de la piel gozando en cada centímetro.
Él, en pasión diminuta y su reloj sin nombre dedicado, abrió con dedos torpes aquel extravagante misticismo del pez a plena luz del Sol.
Quiso captar los movimientos de la cuarta hacia abajo del ombligo que se abría con intenso aroma a sauce, luego se encendió hasta sacar chispas de color rojizo anaranjado, una alegoría del Fénix. 
Ella una Walkiria con dedicatoria de huellas en el culo, caminó de regreso al primer plano, transparente y satisfecha como yegua del Apocalipsis.



Rossana Arellano