LO ÚLTIMO

Lo Último

domingo, 1 de noviembre de 2015

DE CARTAS - DANZAS A LORRAINE " DOMINGO"




DE CARTAS - DANZAS A LORRAINE "DOMINGO"

Un domingo puede incluso resultar bastante simpático si hemos aprendido a recoger sus múltiples frutos, los días de rutina suelen ser todos similares, pero un domingo, no pasa desapercibido y sólo depende de ti, hacer que resulte excepcional.
Un chico, come dulces bajo la poca sombra que da en este horario un mandarín, sin embargo la imagen es simplemente maravillosa, el pequeño rasca su espalda en el delgado tronco, entonces caen sobre su cabeza y cuerpo, pequeñas florecillas de azahar, mientras un rayo de luz del sol da directo por su cabeza, levantando en holograma sus cabellos dorados.
Hay que echar cuentas sobre la vida, Lorraine, la libertad de mis hijos, alcanza la nocturnidad y esa sombra anoche, regresó a casa de madrugada.
_¿Acaso da lo mismo redimir los compases del tiempo y los horarios, Lorraine?_
Digamos que nunca es demasiado tarde para ajustar riendas. El camino de los "amigos" tiene tantos vericuetos, bien lo sabes. En ocasiones puede ocurrir, que los pájaros emigren antes de su época.
En el jardín interior cantan y danzan mis pájaros a buen recaudo y no se humillan sus ojos, cuando les doy de beber o comer, Lorraine. 
Los perros ladran y no es en vano, bien sabes que la piel se me ha ido ajando y los cabellos disparan su demanda de plateados. Aún tengo tiempo, de agazaparme entre las horas y contener el valor. De día también existen penumbras y es deber salvar las distancias aunque nos situemos al borde del terraplén y nuestro vuelo busque aires apacibles.
Los pichones saldrán a dialogar luego del medio día. Hoy he dado un puntapié al rezo de costumbre, he creado otros,  para que perfumen la casa y enriquezcan todos los rincones.
-¿Sabías que hay ladrones espejeando el mañana, Lorraine? ellos viven como mendigos, luego, al menor descuido quieren raptar y traficar tu sangre. 
No franquearé la puerta al prohibido, Lorraine, considero que es tiempo de flores y los pensantes han escanciado el vino del conocimiento.
 


Rossana Arellano
© Ojo con la Crítica



1 comentario:

  1. ¡Cuánta profundidad encierran tus letras...!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar