LO ÚLTIMO

Lo Último

sábado, 20 de diciembre de 2014

CRÌTICA LITERARIA - "LA RESACA DE LA TRISTEZA" -JUAN PABLO BELAIR - SANTIAGO - CHILE







CRITICA LITERARIA


OBRA           .  LA RESACA DE LA TRISTEZA

AUTOR            JUAN PABLO BELAIR

EDITORIAL     MAGO EDITORES

PÁGINAS        86


Juan pablo Belair, Santiago de Chile , 1971

Se tituló de Médico Veterinario aunque nunca ha ejercido esta profesión propiamente tal.
Es Master en Gestión de Calidad, Magíster en Gerencia Pública y se ha especializado en Responsabilidad Social.

Ha sido asesor de organizaciones públicas y privadas a nivel nacional e internacional. También ha dado clases en diferentes universidades de Chile.

Msc Global Governance and Ethics en University College London.


En el 2006 gana el concurso para integrar la antología de poetas y narradores Entrepuentes de MAGO Editores y decide abiertamente optar por el camino de la creación literaria. En 2007 sus poemas aparecen en los libros Bordecerro y Por fuera del centro del mismo sello editorial. Durante el  2008 es incluido en la Antología de Poesía y Narrativa Chilena, publicación que presenta en la Feria Internacional del Libro de Lima, Perú.

 En noviembre del mismo año publica su primer libro de poesía titulado “La Resaca de la Tristeza” el cual ha presentado en conciertos poéticos en Santiago, Valparaíso, Viña del Mar y Copiapó, Chile.

 A partir de ese año ha colaborado en la revista literaria Rayentrú. En 2009 es parte de los poetas chilenos presentes en la Feria del Libro de Buenos Aires, donde además realiza un curso de especialización sobre la poética de Juan Gelman.

 Participa en el taller literario del poeta Floridor Pérez e integra el jurado de la Segunda versión del Concurso de Cuentos que organiza la Dirección de Comunicaciones y Extensión de la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacéuticas de la Universidad de Chile.

 Su poemario “La resaca de la tristeza” sirve de inspiración para la creación de una colección de moda creada por alumnos de la Escuela de Diseño de DUOC y presentada en la Feria del Libro y las Artes de Vitacura 2009, Santiago de Chile.

- Comienza la lectura con una cita  de Oscar Wilde " .... para el futuro/ aquellos que vengan a jugar conmigo/ que no traigan corazón" 

- Amar con todos tus corazones sin abdicar a la voluntad de sobrevivir, amar con toda el alma, aunando creencias y espíritu. Allá donde el corazón regenta tu casa, deja entrar  y salir el amor  y transitar con libertad los sentimientos. Alma y corazón entrelazados, aunados como base en la intención de entrega

Que toda la herencia de tu sangre, señale en conciencia la huella que ha de ser en la medida del fuero interno, al recipiente del mundo por sobre los conflictos de lo humano.

Coexistir añadiendo la propia inspiración con nuestros lados derecho e izquierdo, como portal abierto de la expresión sin omitir la raíz de lo divino.

CITO : Página 26

Mi adicción

Te busco melancolía.
Te necesito, cuánta tristeza quiero,
quiero colmarme de ti,
ahogarme, que entres por mi boca hasta hundirme.

Que el peso del dolor me ancle al fondo de tu mar,
y que no sienta nada más que tristeza,
que sea lo único que me enfrente,
no quiero salidas en un laberinto concèntrico,
que llegue al centro de ese motor dolorìgeno. 

Y que sea familiar, cotidiano, incluso rutinario.


-La melancolía  suele ser tortura ejerciendo presión, quien la padece siente una tristeza enorme que difícilmente tenga remedio, simplemente es una sensación como de estar siempre en duelo en claves de la mente, con recuerdos de lo pasado.

Se relaciona con la muerte y la sensación de pasar al olvido, donde nada de lo que hemos realizado u obtenido tiene  la más mínima importancia. La libertad, entonces es el tiempo de las expectativas.

La melancolía es como padecer el dolor del mundo, en la brevedad de la propia existencia.

- "La Resaca de La Tristeza" habla del compromiso del hombre con el hombre, la individualidad azul, sobre el nivel del mar-humano. Es la base del "Yo" conectado al espíritu, respirando un nuevo comienzo, despidiendo la sensación de oleaje del entorno, sin esconderse cuando pasa la ola y golpea fuerte, a uno mismo, a un familiar, al amigo, al compañero, etc...

Somos, dice Juan Pablo Belair, una especie de náufragos en el océano-mundo, donde la íntima alegría, pareciera estar fuera de foco.

- Usar el lenguaje y dirigirlo al salón del mundo es también sumar en este caso a la poética, la materia prima que reside en las venas de la historia de quien transmite.
Matemáticamente, trascender en la naturaleza de una  hipótesis que tal vez nunca pueda ser comprobada ,
 “La resaca de la Tristeza” posee varias voces del cotidiano, la vida  y lo que ocurre al prójimo, en la comprensión de que aquel, puedo ser yo mismo.

Juan Pablo Belair, permite una visión personal  amplia. dolor  y tristeza en nuestras vidas tiene que ver con hechos generales de la vida misma:.

El hombre sabe que su tiempo tiene un límite, que no podrá rebasar, determinar como vivir ese "tiempo" sin ser indiferente de lo que se presencia o vive en el paso de la vida, es vernos a nosotros mismos y a todo lo demás en comunión, deteniéndonos en lo que realmente es importante.

¿Dónde nos refugiamos entonces esos días de tristeza?

CITO : Página 44

Hombres impíos


Hombres impíos culpan a Dios de sus desventuras 
autocumplidas, total toda ellas caen inexorablemente
en un saco roto.

Agrùpense individuos y escondan su desviación en
militancias paganas, parecidas a las religiones que lejos
están de conducirlos al encuentro trascendente, sino
más bien a la firma de una paz de papel y tinta después
de enterrar a sus fieles asesinados en nombre de dios.

Creen en un dios comestible, digerible y excecrable,
y celebran la necrofilia vestidos de gala para la ocasión
fastuosas telas componen el velo dogmático que los viste.  

¡Desenmascaren a Dios!
probablemente se encuentren con la cara de un
                                                          /hombre obeso.

Juan Pablo Belair, nos acomoda entre su poética, atempera la noche y el día, nos enciende  y regula la luz, coloca el ritmo de su propia música a tono con la de quien lee, menciona a poetas, músicos, actores,  pintores, filósofos, etc... todos ellos relacionados  en mayor o menor medida con nuestra propia vida, en un tono especial donde se desliza sutilmente la presencia de la divinidad.
Sueños, amistad, amor, desamor  que  a ratos tironea escondido en ..."La Resaca de La Tristeza"


Cito al autor hablando de si mismo.

"Soy una voz que sale por mis dedos y un manifiesto que es mi cuerpo: mi mirada es la rúbrica y mi fianza. Soy uno aunque haya dos en mí: Juan el monje agnóstico y Pablo el perseguidor de juanes. Soy un guerrero de una sola guerra: la que gané encapuchado y sin identidad; aquella que la muerte perdió pese a su SS. Soy del 6, mitad pasado, mitad futuro. En invierno lloré por primera y última vez y los otoños amarillos deshojan mi piel. Soy un embudo para agua y llovía cuando me llamaron Juan como el amigo y el hermano y Pablo como el amante amoral y enamorado. Soy un niño solitario que juega al mundo, un grande acompañado de logros inertes y un viejo para la vida joven que necesito. Soy un constructor de antiamores eternos y un mago experto en desapariciones. Soy un para-poeta inconsciente de su veneno y ávido del aplauso de multitudes efímeras. Soy un ciego en el país de los tuertos."

- Deja el hombre su máscara de lado ( ¿ la ha usado? )

Se cambia de ropa y exhibe el regreso de su viaje de intercambio , con la vida,  conversa entonces no sólo consigo mismo, decididamente ya no se aburre, tampoco vocifera, ni dobla el camino, revisa entonces su nombre y sombra que se encuentra por el lado soleado. Reasume su posición y construye.

Definitivamente es la actitud personal al plantarse ante la vida, la que marca el ritmo.




Rossana Arellano
 ©Ojo con la Crítica

No hay comentarios:

Publicar un comentario