LO ÚLTIMO

Lo Último

viernes, 22 de agosto de 2014

HACER MEMORIA Y TOMAR CONCIENCIA DE LA REALIDAD EN MEDIO DE “ENTRE LUNA Y PERROS” - Autor _ ALFREDO LAVERGNE - CHILE

               


CRÌTICA LITERARIA

OBRA        : ENTRE LUNA  Y PERROS
AUTOR       : ALFREDO LAVERGNE
EDITORIAL   : ARTTEGRAMA
AÑO  2013


HACER MEMORIA Y TOMAR CONCIENCIA DE LA REALIDAD EN MEDIO DE “ENTRE LUNA Y PERROS”

Todo lector logrará  ver a través de los ojos de Alfredo Lavergne y  aún  desconociendo tanto de lo real ocurrido, en una delicada época de nuestro Chile, puede llegar a crujir con el pecho oprimido y aquel susurro, tal vez, de un juramento  que se escapa o quedó en la memoria resonando.
Comienzo la lectura  y el  ruido de copas al chocar,  se desborda  y fluye por la sangre al colarse o inyectar un relato  que  es mucho más que eso.

Dice:

“..con la certeza de que nuestras amistades no escuchaban, golpeó mi vaso, puso su mano en mi hombro e invitó a beber el sorbo que estimó necesario, para desatar el nudo de las heridas” 

Todo señala lo espeso del recuerdo propio y una especie de murmullo interior se va mezclando y es entonces que con determinación  se logra subir  también a esa estación del metro “República” - ¡vaya ironía!
-La palabra es un instrumento, puede ser espejo y llenarnos de luz o convertirse en vigilante de rebaños, dejando sus marcas.  
También puede convertirse en presa de la sinrazón  o anudarse en la lengua de las víctimas. 
“Entre Luna  y Perros”  hace ir del revés, entonces regreso al  Sur, de mi propio tiempo, cuando todo ocurría en un país cuyo Himno Nacional dice: “…o el Asilo contra la opresión “ 
Un Chile de polvo y fiebre, donde no se hallaba ni se hallará  refugio, mientras no se abran las vasijas de la justicia o seguiremos asistiendo al Ballet de los hipócritas. 
“Entre Luna y Perros”  es un  libro de poco más de 60 páginas  de narrativa,  prosa poética, de corte descriptivo,  donde el autor nos invita a caminar el recuerdo propio  o de otros, así como también  temas de actualidad, desde una mirada y postura sensatas.

-No sea tal vez talento, ordeñar nubes en los cielos del pasado sin dejar de conmovernos.
-El autor, no reparte crucifijos ni nos envía a castigar para lograr la vida eterna, sino más bien deja sus palabras en pequeños relatos  como una entrega en la mano, sin prender engaño ni alboroto.
Como pieza especial de esta entrega, quiero  acompañar  algunos versos del poema “Madres” incluido en la obra de Alfredo Lavergne “Entre Luna y Perros”

MADRES

Poco a poco
Nos enteramos de que la razón,
La filosofía y la política 
Corren el velo de la distancia
Con los nuestros
Y que los sueños
Son tempestades de una era.
Mis ojos se levantan
Y para no olvidar el Mundo,
Invento que los dioses
Clavaron la cadena montañosa
Frente a mi ventana. Así recuerdo
Que desde la naturaleza
Se ha denigrado a dioses,
Reyes, presidentes y dictadores.


La oligarquía 
Retomó el poder y desde su nacimiento
Forzaron a nuestros gobernantes,
Los transformaron en herramienta
Que duda de la sabiduría de este pueblo,
Así su capitalismo dejó 
La forma olvidada de política 
Y como sistémicos procuran
Hacernos profesar que estamos en civismo.

-Todo el poema “Madres”  es una espada no dormida de las horas de todo lo vivido, hasta  lo actual, entonces la verdad del hombre-hijo, está escrita desde siempre.
- Ahora, esto es mi sangre, parece estar diciendo, mientras alza su copa.
El vino desanuda las cuerdas, nada huye ahora,  sólo hay decepción de los tiempos actuales y se levanta una orfandad de ayer en la oración del hoy.

Cito:

“Una mujer de Santiago
Pregunta por el proceso irreversible.
Le explico la muerte de mi madre,
La extrema distancia de mi hermana
Y todo sin la intención 
De borrar su sonrisa.
Otros hechos
De ese amor conciernen a mi persona” 

- La desnudez del hijo y la verdad manifiesta del alma-

“Ella nos enviaba cartas desde su país de acogida” 
Trabajaba en condiciones precarias, para ese mundo  e intentaba su propia vida. Se insertaba en esa cultura, tomaba espacio y nos anunciaba que allá tenía los mismos derechos
que los hombres”

“Mi madre me miraba y yo sabía que debía  escribir a su hija”

-La madre presente marcando  el “cara a cara” con la vida,
Ella, siempre, como fuerza manifiesta, elevando la mente por encima de las preocupaciones.
Algunas veces he querido saber, ciertas cuestiones  e ir encajando  piezas faltantes o cambiar las que fueron colocadas a convenir.  
En una época en que hubo ataúd sin cadáver  por muchos años, resultaba difícil  hallar alguien sin hambre de castigo o hipócrita; la vegetación plástica  de las ciudades y sus jardines de concreto  no deja ver los árboles ciertos,  que a pesar de las heridas sin cicatrizar, nos relatan  lo vivido evitando los golpes de pecho o  puñetazos en la mesa.
Totalmente recomendable la lectura de esta obra “Entre Luna y Perros”

Rossana Arellano
Escritora-poeta
Enero -2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario